Aceptación · Acompañamiento psicológico · Adaptación · Aspectos psicológicos · Crecimiento personal · Infertilidad · Ovodonación · Soñando a tu hijo · Toma de decisiones · Tratamientos de Reproducción

renunciando a la herencia genética

renunciando a la herencia geneticaEn ocasiones llega el momento en que ciertas mujeres o parejas, tienen que tomar la decisión de recurrir a la adopción de gametos. Existen diversos motivos que les llevan a este punto, algunos de ellos pueden ser: por una enfermedad que les ha provocado esterilidad, por no tener pareja, por no disponer de reserva ovárica, porque los gametos no son de buena calidad… Sean cual sean estos motivos, siempre es difícil tomar esta decisión.

Puede que necesites una donación de semen, una donación de óvulos o una donación de embriones.
En cada una de estas alternativas está presente la renuncia a la herencia genética.

A algunas personas, les resulta relativamente fácil tomar esta decisión, en cambio a otras les cuesta más hacerlo. No es mejor una situación que otra. Lo importante es el grado de afectación que conlleve tomar esta decisión.

Si te está resultando difícil, vamos a hablar de algunos miedos que te pueden estar bloqueando.
En este tipo de situaciones te pueden surgir mil dudas…

Una mujer me relataba así sus miedos cuando se estaba planteando la ovodonación:
“Me pregunto continuamente hasta cuándo tengo que seguir intentándolo con mis propios óvulos. ¿Y si recurro a la ovodonación y resulta que si lo hubiera intentado una vez más con los míos, lo hubiera conseguido?”

Generalmente los médicos especialistas en Reproducción Asistida, no suelen recomendar realizar más de 4 intentos con la misma técnica. Porque a partir de la tercera o cuarta intentona, las probabilidades de éxito se reducen. Por eso si tú estás en esta situación, puedes plantearte la posibilidad de seguir con la misma técnica o realizar un cambio.
Al principio la duda de “y si lo hubiera intentado una vez más con mis óvulos”, te rondará la cabeza, pero te aseguro que, si finalmente consigues tu embarazo con donación de óvulos, esa idea desaparecerá por completo.

“Me da pena que no se parezca a mí, no tendrá mis ojos, mi nariz, ni mi boca…”

No tendrá tu aspecto físico, no, pero si un parecido similar. ¿Sabías que se hace una selección de los gametos que te van a donar acorde a tus rasgos? Se busca una donante, que tenga un fenotipo parecido al tuyo. Así que en este aspecto puedes estar tranquila. No me digas que no conoces a ningún niño que no tienen nada que ver con sus padres y en más de una ocasión has pensado “este niño, ¿a quién se parecerá?”.

Tu hijo tendrá algo más importante que todo eso, que solo son rasgos físicos. Tendrá tu amor, sentirá tu cariño, y aprenderá de ti todo aquello que estés dispuesta a enseñarle. Le darás la VIDA. Serás tú la que estés ahí en el día a día, en sus noches…, le querrás hasta el infinito.

Conozco una mujer que había recibido un óvulo donado y había tenido una maravillosa hija, que sorprendentemente se parecía a ella. No en los rasgos, sino en el tono de voz, en los gestos… no te puedes imaginar hasta qué punto influye todo esto en la forma de ser de tu hij@.
De hecho recientemente, en septiembre de 2015 se ha publicado un estudio que prueba cómo la epigenética es cuanto menos, importante en este aspecto. Como esto es un asunto extenso de tratar, lo voy a hacer en otro post más adelante.

“Mi pareja no tiene claro que quiera un hijo con el óvulo de otra persona, no nos ponemos de acuerdo”

Seguramente hayas intentado buscar otras alternativas antes de llegar a la ovodonación. Pero si estás aquí, es porque éstas no han funcionado, o tal vez no te hayan convencido.
Tener que llegar hasta este punto de tomar la decisión de recibir un gameto de un extraño, puede ser un motivo de separación de la pareja si uno de sus miembros no está dispuesto a renunciar. Esta circunstancia ocasiona un desgaste importante.

Es prioritario hablar abiertamente entre los miembros de la pareja, exponer vuestros miedos, e intentar llegar a un consenso. En caso de que no podáis hacerlo solos, podéis solicitar ayuda externa, contactar con algún terapeuta que os ayude a reconducir vuestras ideas y a buscar un acuerdo común.

No dejes que se rompa la unión por una situación temporal. Lima las asperezas que este momento os ha provocado. Este momento pasará, tarde o temprano, pero pasará. Si la pareja tiene unas bases sólidas, permanecerá unida a pesar de los pesares.

“Otros de los miedos que me surgen es cómo haré frente al momento en que la gente comience a sacar parecidos físicos con nosotros, sus padres…”

Este es uno de los miedos más habituales en las personas que tienen que recurrir a ovodonación (también extensible al caso de la adopción de embriones) ¿Qué pensarán los demás? No te parece que ya tienes suficiente con tus dudas, tus miedos y tus pensamientos, ¿además quieres hacerte cargo de los de los demás…?
Lo que los demás piensen o sientan, no lo vas a poder controlar. Lo fundamental es que tú estés bien, y disfrutando plenamente de tu elección de vida, entonces te darás cuenta de que lo que los demás opinen, es secundario.

Y si alguien te pregunta ¿a quién se parece este niño?, siempre puedes tirar del recurso de tus antepasados…. “pues es igualito que su tía abuela”. Se terminó el carbón.

“Pienso en la donante, en el tipo de vida que habrá llevado, si tiene salud, si es buena persona, y el motivo que le ha llevado a la donación…”

Las donantes de óvulos pasan por unos controles muy exhaustivos tanto físicos, como psicológicos. Se les realizan pruebas médicas para evaluar la idoneidad para la donación, como serología completa, coagulación, grupo sanguíneo, cariotipo, análisis genético, … Todas las donantes, son mujeres jóvenes y sanas.

Por otro lado, estas mujeres son sometidas a una evaluación psicológica en profundidad, basada tanto en test psicométricos, con una escala de sinceridad, que evita que la persona falsee las respuestas; además de una entrevista personal con el equipo psicológico.

Respecto a los motivos de la donación, éstos pueden variar, fundamentalmente lo hacen de manera altruista, porque tienen un caso cercano en el que se ha recurrido a la adopción de gametos por ejemplo, aunque a veces también puede ser por motivos económicos.

“Me pregunto si me gustaría conocer a la donante y si en un futuro mi hijo la querrá conocer”.

En relación a este punto y según marca la ley, la donación es anónima y los datos de identidad de la donante son custodiados en el secreto más estricto.
Los niños que nazcan de dicha donación tienen derecho a obtener información general de los donantes que no incluya su identidad. Los receptores de gametos tienen el mismo derecho. Sólo se podrá revelar la identidad del donante, sin que en ningún caso implique determinación legal de filiación, en circunstancias extraordinarias que impliquen peligro para la vida del hijo.
Los centros autorizados y el Registro nacional velan para que de una misma donante no nazcan más de 6 hijos en territorio nacional.

“Tengo miedo de que cuando sea adolescente me diga que no soy su madre.”

Si hablas con alguna madre que ha tenido a su hijo de manera natural, seguramente te dirá que en alguna ocasión su hijo adolescente ha soltado esta frase o alguna similar…. La inmensa mayoría de las madres, pasamos por una etapa de nuestros hijos un tanto complicada, para la que tenemos que estar preparadas para hacer frente.

En estos casos puedes decirle a tu hijo que tanto si lo has parido como si no lo has hecho, eres su madre a todos los efectos. Puedes trasmitirle todas esas emociones que sentías antes de que él o ella llegara a tu vida, y le puedes decir que precisamente los hijos que nacen gracias a estas técnicas son especialmente deseados.

Si llegado el momento te ocurre, puedes hacer un ejercicio con tu hijo. Siéntate con él y pregúntale ¿Qué es para él una madre?. Anotad juntos en una hoja sus respuestas, y repasad en vuestra relación si esas cosas que él demanda, están siendo cubiertas por ti. Lo más seguro es que sí. Entonces él se dará cuenta de que lo que él llama madre, es lo que realmente posee.

“He llegado a pensar si lo voy a querer, porque no es mío. ¿Y si llegado el momento lo rechazo?”

Te puedo decir, que no conozco personalmente ningún caso de ninguna madre que haya rechazado a su bebé después de pasar por reproducción asistida. Y te puedo decir también que hay estudios que demuestran que las madres que han pasado por este tipo de procesos, están más implicadas en la crianza de sus hijos.

Si lo piensas tiene sentido, porque no hay nadie que haya deseado más que tú; que has pasado por varias técnicas hasta llegar a la ovodonación; tener un hijo. Tú has luchado con uñas y dientes por tu “positivo”. Tú has soñado mil veces con tener a tu bebé en brazos, con el tipo de educación que le darías, con el amor que le transmitirías cada día…. Tú has buscado tu camino y has llegado a tu destino. Después de toda esta lucha, no te arrepentirás…

Y si aún estás en el camino, te mando todo mi apoyo para continúes tu búsqueda. Tienes una fuerza suprema. Y si me necesitas, aquí estoy.  No pierdas de vista tu objetivo, tu hijo.

Te garantizo que todos esos miedos desaparecen cuando tengas a tu bebé en tus brazos.

Si crees que este post puede ayudar a otras personas, puedes compartirlo en las redes sociales.

Gracias por compartir.

Olivia de Prado

3 comentarios sobre “renunciando a la herencia genética

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s