"Betaespera" · Acompañamiento psicológico · Actitud positiva · Afirmaciones positivas · Aspectos psicológicos · Busqueda de embarazo · Crecimiento personal · Equilibrio emocional · Infertilidad · Mindfullnes ( plenamente) · Soñando a tu hijo · Tratamientos de Reproducción

10 consejos para sobrellevar la “betaespera”.

betaespera

Como psicóloga especialista en Infertilidad y Reproducción Asistida, he podido comprobar que cada etapa del tratamiento presenta su complejidad, pero la espera desde la realización del tratamiento; bien sea inseminación o transferencia embrionaria; hasta que se hace el test de embarazo, es especialmente difícil a nivel emocional.

A este periodo lo llamamos coloquialmente “betaespera”, y normalmente abarca unos 15 días.

Al principio del tratamiento estamos muy activas con las consultas de control y con la administración de la medicación siempre a la misma hora, pero durante la betaespera nos encontramos con un momento de pasividad que no sabemos cómo manejar.

Durante estos días alternamos emociones positivas: euforia, ilusión, esperanza… con sentimientos negativos como miedo al fracaso, irritación, impaciencia… Es absolutamente normal sentir reacciones emocionales directamente ligadas a la ansiedad. En estos momentos tenemos mucha incertidumbre, lo cual nos genera estados de mayor ansiedad ante la imposibilidad de obtener una respuesta inmediata.

Las personas con mayor estabilidad emocional y que pueden continuar con su vida cotidiana sin que el tratamiento sea el centro de su existencia, son los que mejor superarán este periodo.

Te propongo algunas estrategias para sobrellevar estos días con serenidad:

  1. Deja un espacio a tus emociones. Permítete sentir, no reprimas tus sentimientos.
  2. Mantén la mente ocupada en otros aspectos ajenos al tratamiento. Centra la atención en cosas cotidianas lo que reducirá el tiempo que pasas pensando en la beta.
  3. Escribe tus pensamientos y sentimientos. Se trata de un momento de introspección interior.
  4. Mímate. Planifica un momento especial para ti, date un capricho.
  5. Practica relajación o yoga. Estos ejercicios ayudan a mejorar nuestra capacidad de concentración y por tanto reducir pensamientos negativos intrusivos; y desactivar el cuerpo físico como la aceleración del pulso cardiaco, hiperventilación, tensión muscular, sudoración, rubor facial, etc…
  6. Dedica un “tiempo para soltar” en el que abordar los pensamientos sobre el tratamiento surgidos a lo largo del día, es decir, establece un tiempo al día (por ejemplo 20 minutos) para hablar de esos pensamientos. Así, cuando éstos aparezcan en momentos inesperados, los delegaremos a ese periodo para poder continuar centrados en otras tareas. Saber que tenemos un tiempo que nosotros estipulamos, ayuda a aumentar nuestra sensación de control sobre la situación y por tanto reduce los pensamientos recurrentes y generadores de malestar a lo largo del día.
  7. Evita la hipervigilancia. No estés pensando constantemente en síntomas que te muestren una pista de qué está ocurriendo, sólo provocan más estrés. Es importante identificar los momentos en los que estamos prestando más atención a las respuestas fisiológicas (por ejemplo, acudir al baño más a menudo de lo normal) para sustituirlos por actividades incompatibles con esta vigilancia.
  8. Utiliza pensamientos positivos para ponerte metas a corto plazo, por ejemplo: “Hoy voy a disfrutar de mi día”.
  9. Ilusiónate. Pensar que no saldrá bien para que la decepción sea menor, no sirve de nada. Si llega el momento sacarás fuerza para afrontar la situación. Otras veces lo has hecho. Es esencial que combatas el temor con la certeza interior de que algún día serás madre.
  10. Continúa con tu vida normal. El reposo no es necesario, caminar y moverse ayuda a liberar endorfinas y te hará sentir bien. Es muy recomendable llevar a cabo actividades de ocio y compartir experiencias cotidianas placenteras sola o en pareja, para no convertir el tratamiento en el eje de tu vida.

Si a pesar de estos consejos sientes que la situación te desborda, no dudes en pedir ayuda. El hecho de identificar el malestar ya es un paso para reducirlo, y la ayuda psicológica está orientada en esta dirección, mostrando de qué recursos dispones para aumentar tu bienestar de la manera más rápida posible.

Si crees que este post puede ayudar a otras personas, puedes compartirlo en las redes sociales.

Gracias por compartir.

Olivia de Prado

3 comentarios sobre “10 consejos para sobrellevar la “betaespera”.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s