Actitud positiva · Crecimiento personal · Entorno laboral · Equilibrio emocional · Infertilidad · Lo que de verdad importa

lo urgente, lo importante…¿qué va primero?

stamp-urgent-1241450.jpg

¿Te has planteado en alguna ocasión lo que es Urgente y lo que es Importante en tu día a día?

En primer lugar, me gustaría hacer una pequeña aclaración en relación a estos dos términos.

Lo Importante tiene un componente subjetivo. Son aquellas cosas a las que nosotros les  otorgamos un valor extra. Es decir, todo lo que para uno mismo tiene relevancia, basándose en sus creencias, emociones, preferencias…, lo que para ti puede ser importante, para otra persona, puede no serlo tanto.

Por otra parte, lo Urgente está cargado de objetividad. Son aquellas cosas que hay que atender en un corto espacio de tiempo porque “aparentemente” no puede ser de otro modo. Adquieren este carácter de urgencia bien por exigencias externas o bien por las nuestras propias. Lo que habría que hacer en estos casos, sería una adecuada valoración del nivel de urgencia. En ciertas ocasiones habrá cuestiones que no puedan esperar y deban ser atendidas inmediatamente y en otras, pueden posponerse para más adelante.

El ritmo de vida que llevamos actualmente, nos marca muchos comportamientos basados en la inmediatez, lo que nos hace estresarnos y relegar a un segundo plano aquellas cosas que, a pesar de ser importantes para nosotros, no las prestamos la atención necesaria.

El otro día, en uno de los grupos, una mujer comentaba que las exigencias laborales le impedían dedicarse tiempo para sí misma. Que salía siempre tarde de su trabajo y que no tenía tiempo ni siquiera para ir a dar un paseo tranquilo para desconectar, ya que en casa le esperaba un montón de ropa para planchar y tenía que preparar la cena y la comida del día siguiente.
Estuvimos debatiendo a cerca de las exigencias de inmediatez externas, como puede ser su trabajo, y si era absolutamente necesario salir tan tarde, o los temas pendientes podrían esperar a ser resueltos al día siguiente.
Por otro lado, planteamos que las propias exigencias como planchar y cocinar, podrían sustituirse por un reconfortante paseo de vuelta a casa. La ropa puede esperar, no era primordial plancharla, así como hacer la comida del día siguiente, ya que se nos ocurrió que podría llevar una rica ensalada que no requiera mucha elaboración.
Por tanto, si lo importante para esta mujer, era poder desconectar de la rutina y disfrutar de su tiempo libre dedicándose unos minutos al día a si misma; lo urgente, como las cosas pendientes en el trabajo, la plancha y la cocina, puede no serlo tanto.

Tal vez en este momento en el que te encuentras lo importante es CUIDAR DE TI. Es hora de tomarte un respiro.

Velar por tu bienestar es prioritario frente a otros aspectos y puede que no estés poniendo un interés razonable.

Muchas mujeres que vienen a mi consulta, vienen agotadas física y emocionalmente. El desgaste que les están provocando los tratamientos de Reproducción Asistida es importante. Y si, es trascendental que estén bien a nivel psicológico, pero para ello es fundamental que lo físico esté adecuadamente atendido.

Para sentirte con la energía suficiente para continuar en este camino de la búsqueda de tu embarazo, es esencial tener cubiertas las necesidades básicas. Para ello te dejo algunas indicaciones, que a pesar de ser obvias, a veces no contemplamos lo suficiente. Si existe un equilibrio interior mente-cuerpo, te sentirás con fuerzas para afrontar cualquier contratiempo externo.

Antes de hacer cualquier cambio habla primero con tu médico, por si pudieras tener algún tipo de patología.

Bebe agua: El agua es la base de la vida y es esencial para todos y cada uno de los procesos fisiológicos de tu cuerpo.

Duerme: El descanso es necesario para garantizar los procesos de reparación tisular y depuración. La mayoría de las veces no dormimos lo suficiente. Incluso las 8 horas convencionales pueden no ser suficientes si estás sometida a estrés físico o emocional. Lo ideal es que duermas 8 horas seguidas, sin interrupciones.

Cuando estas durmiendo, la sangre que normalmente circula por tus músculos, vuelve al hígado, donde se limpia y repara. Sin embargo, cuando el descanso es insuficiente el efecto es el contrario: no le das tiempo a tu hígado para que lleve a cabo sus funciones y la carga de toxinas aumenta día tras día. Esto hará que te sientas más cansada y te afectará de manera directa en tu estado emocional.

Come sano: Puedes probar por reducir los alimentos que promueven la inflamación y aportan azucares, como son la carne roja, cualquier alimento derivado del trigo, azucares, alcohol y fritos principalmente.

Si tú te cuidas, te resultará más fácil poder atender otras cuestiones. Si te sientes bien por fuera, repercutirá en tu interior y a la inversa. Mente – cuerpo es una relación simbiótica. De sobra sabes que el camino durante la Infertilidad no es fácil y que siempre aparecen dificultades que sortear. Por ello aprender a diferenciar entre lo importante y lo urgente puede ser el primer paso para aprender a ocuparte de ti misma y sentirte plena.

Si crees que este post puede ayudar a otras personas, puedes compartirlo en las redes sociales.

Gracias por compartir.

Olivia de Prado

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s