Aceptación · Acompañamiento psicológico · Duelo · Emociones · Endometriosis · Infertilidad

“Endometriosis e Infertilidad”

endometriosis.jpg

Tal y como hemos hablado en anteriores posts, existen diversos motivos por los que una mujer o pareja pueden sufrir Infertilidad.

Este artículo de hoy lo dedicaremos a las mujeres que sufren infertilidad a causa de la Endometriosis.

Cada vez se oye hablar más comúnmente de la endometriosis, pero aún son desconocidas las implicaciones que ésta puede tener.

Algunas de las áreas afectadas en la mujer que sufre endometriosis son, la infertilidad y la relación de pareja, entre otras;

En relación a la fertilidad y la maternidad; un porcentaje de mujeres con Endometriosis consiguen embarazo de manera natural, otras en cambio tienen que recurrir a la Reproducción Asistida. Y para otras no será posible quedarse embarazadas.

Cuando existe el deseo de ser madre, y la mujer descubre que va a tener problemas para ello, comienza una etapa de incertidumbre y de toma de decisiones. Pueden surgir algunas cuestiones:

“¿Estoy segura de querer ser madre, a pesar de todas las dificultades que voy a tener?”

“¿Tengo claro lo que quiero hacer? Someterme a operaciones, tratamientos…”

“¿Merecerá la pena tanto esfuerzo?”

“¿Y si me planteo una vida sin hijos?, ¿seré igualmente feliz?”

Es entonces cuando se inicia un proceso físico y emocional, cargado de temores, tristeza, esperanza e ilusiones, lo que va a suponer un reto para la mujer que sufre esta enfermedad, así como para su pareja.

Empieza en este momento un duelo por ese proyecto de vida que se ha visto truncado. Un duelo por la pérdida de SALUD, ésa a la que apenas prestamos atención cuando nos encontramos en plenas condiciones. Ésa que nos resulta tan imprescindible para sentirnos anímicamente estables. Ésa que a veces nos pega un mazazo y nos devuelve a la realidad que viven multitud de personas… la enfermedad.

El estado inicial después del diagnóstico de infertilidad es de shock, “no me puede estar pasando esto a mí”. Más tarde se transitará por varias etapas como rabia, frustración, tristeza hasta que finalmente llega la aceptación de la realidad.

Un adecuado apoyo psicológico puede influir positivamente en atravesar estas etapas con un buen ajuste emocional, buscando recursos para ello. Disponer de terapeutas especialistas, puede ayudar mucho a la pareja a recorrer este camino.

Cuando la única salida, para llegar a la maternidad, es la Reproducción Asistida, surge un halo de esperanza. Aun así, nunca sabemos cuál será el final, lo que genera mucha incertidumbre que va de la mano de la Ansiedad.

En este caso, solo queda ponerse en manos de los expertos y confiar en que posiblemente se pueda culminar el camino en el mejor de los destinos, tu hijo.

Como decíamos, por otra parte, otra de las áreas afectadas por la Endometriosis es la relación de pareja;

pareja.jpg

Cuando hay una afectación importante de la enfermedad, va a suponer un desgaste emocional. Se ponen a prueba los recursos de superación de la pareja y sus capacidades de comunicación. Es fundamental que ambas partes entiendan que lo que sucede es por causa de la enfermedad y no por culpa de la mujer.

Generalmente aparecen sentimientos de culpa por parte de las mujeres, sentimientos absolutamente irracionales, ya que no depende de ellas que la enfermedad forme parte de sus vidas. Si te preguntaras, “¿hay algo que haya hecho para que la endometriosis apareciera en determinado momento de mi vida?”, y la respuesta fuera “NO”, todos esas culpabilizaciones irracionales podrían ir poco a poco esfumándose.  Son ajenas a ti, no te pertenecen.

Hay otros muchos factores que van a repercutir en la relación de pareja; la reducción de actividades de ocio, las operaciones, la pérdida del aparato reproductor, los episodios de dolor, la sexualidad de la pareja…etc.

Generalmente estos elementos tienen como consecuencia un estado anímico más decaído de lo habitual, y un descenso de los momentos gratificantes vividos, tanto individualmente como en pareja.

Es fundamental escuchar todas esas emociones que van a ir surgiendo, atenderlas y acogerlas. Si esta escucha se hace en compañía siempre será más llevadero el proceso.

Una vez te encuentres mejor, podrás volver a retomar (si el dolor y la convalecencia te lo permiten), todas aquellas actividades de ocio que te hacían sentir bien, con el fin de recuperar la ilusión y trazar la ruta que a partir de este momento quieres seguir.

Si crees que este post puede ayudar a otras personas, puedes compartirlo en las redes sociales.

Gracias por compartir.

Olivia de Prado

 

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s