Afirmaciones positivas · Comunicación

“Descubriendo el poder de las palabras”

palabras

Para poder llevar a cabo retos que nos ilusionen y den sentido a nuestra vida, es importante utilizar un lenguaje adecuado.

No me refiero a palabras mal sonantes, sino a esas expresiones que forman parte de nuestra jerga habitual y que las reconocemos como propias a la hora de expresarnos, sin poner en duda si éstas están a nuestro favor.

¿Cuantas veces empiezas una frase con la palabra “NO”? … ¿Podrías incluso examinar si esta palabra está presente en muchas de tus frases?

Utilizar la palabra “no” para plantearnos nuestros objetivos, tiene mucho riesgo. Por ejemplo, cuando nos marcamos el reto de <<“no” voy a pensar más en las posibles consecuencias negativas que la medicación tendrá a la larga en mi organismo>>.

La palabra “no” anula el contenido positivo de la intención.

Al exponer la frase de esta manera; la “preocupación constante por la medicación” estará más presente en tus pensamientos.

Podríamos variar el contenido de la misma, anulando el “no” y transformándola en una alternativa positiva de la siguiente manera: << me gustaría poder// trataré// intentaré//… estar tranquila con la medicación que estoy tomando>>

¿Qué me dices de la palabra “PERO”?… ¿sueles hacer uso de ella en tus expresiones?

A pesar de que esta palabra sirve para unir dos frases consecutivas, su efecto acaba siendo devastador sobre la primera.

Por ejemplo, si decimos <<quiero tener un hijo, pero después de tantos fracasos, estoy cada vez más desanimada>>, nos quedaremos más bien en el segundo mensaje que en el primero, dándole a la situación que estamos viviendo actualmente más fuerza, que a nuestros propios deseos.

Si dijéramos << Deseo tener un hijo, sé que me está resultando difícil y que me va a costar un poco más de tiempo y esfuerzo>> , nos centramos realmente en nuestro objetivo, conectado con nuestra fuerza interior, lo que nos invita a explorar posibles soluciones para lograrlo.

Hablar desde la identidad personal, SOY-ERES, haciendo juicios de valor a cerca de nuestra forma de ser, o la forma de ser del otro, como algo inamovible, donde no cabe ninguna opción de mejora; puede llevarnos a la rigidez mental, ya que de esta forma estaremos negando el poder que tenemos para aprender a hacer las cosas de manera diferente.

Si por ejemplo, decimos: << me gustaría gestionar mis nervios de otra forma>> , <<me gustaría que trataras de ponerte en mi lugar>>, en lugar de utilizar expresiones como <<soy muy débil, soy nervios@>> // <<eres muy dur@ conmigo, eres incapaz de entenderme>>; nos permitimos ser más flexibles con nosotros mismos y con los demás.

Todas éstas son expresiones que nos llevan al movimiento y a la puesta en marcha de nuestros nuevos posibles escenarios de vida.

¿Qué opinas a cerca de tu forma de expresarte?, ¿consideras que podrías mejorar algo?.

En caso de que tu respuesta sea afirmativa, éste podría ser el momento perfecto para iniciar esa “búsqueda de tu escenario soñado”.

Si crees que este post puede ayudar a otras personas, puedes compartirlo en las redes sociales.

Gracias por compartir.

Olivia de Prado

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s