Olivia de Prado

” ese sauce que llora sobre el río…”

“¿Egoismo? ¿Es tal vez egoísmo esta desolación, esta tristeza, este querer vivir en agonía? ¿Esta tenaz querencia de seguir y seguir uncida al carro de este dolor que inútilmente invoca tu imposible presencia? Me suplican, cansados, que me sobreponga, que contenga mi llanto y mi quejumbre con diques de granito y fortaleza; (qué bonita metáfora inviable) que estamos todos hechos de igual barro, que no soy sola y única en mi duelo… Y les pido perdón una y mil veces por no ser dura, vertical y férrea como esos robles que nos dan ejemplo; que sólo soy ahora comparable a ese sauce que llora sobre el río, ese río alegre de su vida que ayer zigzagueaba entre las flores y es hoy es ya mar: el mar ignoto.” A contramuerte. Ana Rosa Carazo. weeping-willow-at-a-lake-1376378.jpg

Qué difícil es decir adiós y dejar ir cuando aún no estamos preparados para hacerlo.

En estos momentos en los que alguien se va para no volver, es importante escucharte y permitirte el tiempo que consideres necesario para sentir ese dolor.

Os invito a reflexionar sobre la maravillosa poesía de Ana Rosa Carazo, quien escribe en el libro ” A contramuerte” poemas a cerca de la muerte de su nieta.

Cada uno de nosotros nos tenemos que enfrentar a lo largo de nuestra vida a varios duelos, para los cuales es fundamental posibilitarnos dolernos.

Llórate, cual sauce sobre el río, lo que haga falta.

Si crees que este post puede ayudar a otras personas, puedes compartirlo en las redes sociales.

Gracias por compartir.

Olivia de Prado

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

” ese sauce que llora sobre el río…”

“¿Egoismo? ¿Es tal vez egoísmo esta desolación, esta tristeza, este querer vivir en agonía? ¿Esta tenaz querencia de seguir y seguir uncida al carro de este dolor que inútilmente invoca tu imposible presencia? Me suplican, cansados, que me sobreponga, que contenga mi llanto y mi quejumbre con diques de granito y fortaleza; (qué bonita metáfora inviable) que estamos todos hechos de igual barro, que no soy sola y única en mi duelo… Y les pido perdón una y mil veces por no ser dura, vertical y férrea como esos robles que nos dan ejemplo; que sólo soy ahora comparable a ese sauce que llora sobre el río, ese río alegre de su vida que ayer zigzagueaba entre las flores y es hoy es ya mar: el mar ignoto.” A contramuerte. Ana Rosa Carazo. weeping-willow-at-a-lake-1376378.jpg

Qué difícil es decir adiós y dejar ir cuando aún no estamos preparados para hacerlo.

En estos momentos en los que alguien se va para no volver, es importante escucharte y permitirte el tiempo que consideres necesario para sentir ese dolor.

Os invito a reflexionar sobre la maravillosa poesía de Ana Rosa Carazo, quien escribe en el libro ” A contramuerte” poemas a cerca de la muerte de su nieta.

Cada uno de nosotros nos tenemos que enfrentar a lo largo de nuestra vida a varios duelos, para los cuales es fundamental posibilitarnos dolernos.

Llórate, cual sauce sobre el río, lo que haga falta.

Si crees que este post puede ayudar a otras personas, puedes compartirlo en las redes sociales.

Gracias por compartir.

Olivia de Prado

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.